Mujeres que hacen historia: Gabriela Montes de Oca

Mujeres que hacen historia: Gabriela Montes de Oca

María HernándezMar 12, '22

Gabriela Montes de Oca

También conocida como Gabiokka, es reconocida como una de las mejores hairstylists del país. A lo largo de su carrera ha elaborado peinados para televisión, pasarelas y editoriales, y trabajado con un sinfín de celebridades y artistas como Eiza González, Claudia Álvarez, Martha Debayle, Geraldine Bazán o Daniela Magún.

Su verdadera pasión es el pelo y siempre supo que su destino estaba en esta industria. “Estaba estudiando una carrera, pero siempre me había encantado todo lo que tuviera que ver con los peinados. ¡Desde que era chiquita!

“Así es que cuando estaba a mitad de la carrera decidí dejarla porque pensé que para qué iba a estudiar una cosa que yo no quería trabajar ni hacer y mejor decidí enfocarme en lo que me gustaba que era peinar. Dejé todo y me metí a estudiar. Después comencé a trabajar y el resto es historia”, platica Gabi.



¿Qué es lo que más disfrutas de tu carrera?
Lo que más me gusta que cada día es diferente: un look diferente, conozco personas diferentes, lugares diferentes. Odio la rutina. Me gusta siempre experimentar cosas distintas.

¿Consideras que existe una brecha de género en la industria del hairstyling?
La verdad, la gran mayoría son peinadores hombre, hemos sido pocas las mujeres, pero siento que a pesar de lo que eso pudiera significar, he tenido mucha suerte. Me han tocado personas que me han enseñado y me comparten sus conocimientos. No siento que sea una competencia entre hombre y mujer porque, al final, esta industria se está abriendo cada día más y hay más presencia femenina.

Para ti, qué significa el arreglo del cabello. Cómo consideras que te empodera
El cabello significa mucho y te da como poder. Te hace sentir más bonita, más segura. Es como un accesorio que le da un plus a tu look. Cuando las mujeres ya se ven peinadas se llenan de seguridad.

Es muy padre transmitirles esa seguridad. Más hoy en día es importante que se atrevan a hacer cambios con su pelo pero que también lo acepten como es. Que le saquen provecho sin importar si es chino, lacio o como sea.

 

Leer también: Mujeres haciendo historia, Betty Cisneros